Logo BCC 2

Dólar futuro, en la mira del Banco Central: qué anticipa el termómetro que monitorea el mercado

El mercado del dólar futuro volvió esta semana al centro de la escena, y es que tras haberse registrado a principios de mayo una fuerte suba en las tasas implícitas en los contratos negociados en esa plaza, en los últimos días se consolidó una significativa baja de las mismas.

Los analistas de mercado atribuyen el descenso en las cotizaciones del dólar futuro, y por ende de las tasas, a una mayor intervención del Banco Central, especialmente en las posiciones de corto plazo con el fin de morigerar las expectativas de devaluación.

Para algunos analistas, ese descenso en el mercado de futuros se debe también a un recalibramiento de las expectativa devaluatorias, dado que el mercado comienza a descontar que no habrá un salto cambiario durante esta gestión ante la perspectiva de un acuerdo con el FMI que adelante los desembolsos que restan de 2023.

El ritmo de intervención del BCRA en la plaza de futuros se aceleró notablemente en abril y en lo que va de mayo, y los especialistas prevén que continuará incrementándose en los próximos meses, hasta llegar al límite permitido por el FMI.

 

Dólar futuro: ¿cuánto lleva vendido el BCRA?

Andres Reschini, analista de F2 Soluciones Financieras, explicó que «los contratos de futuros que vemos en Matba-Rofex son una operación por medio de la cual se pacta el precio del dólar, en este caso el oficial mayorista -que se lo llama subyacente- a una fecha futura (hasta un año de plazo) y están estandarizados para cada fin de mes de modo que, por ej: diciembre 2023 es el precio al que las partes pactan para el último día de ese mes, uno compra y la otra parte vende»

«Si compraste futuros de dólar no vas a recibir los dólares al vencimiento del contrato, sino que vas a haber recibido la diferencia entre lo que pactaste y el precio del subyacente al vencimiento en caso de que este sea mayor o haber pagado esa diferencia en caso de que este último sea menor al precio pactado. Lo opuesto si fuiste vendedor».

El analista financiero Christian Buteler destacó que el gran vendedor en la plaza de futuros es el BCRA «que suele intervenir muchas veces y generalmente sale ganando, porque en un mercado muy regulado, y con cepo, el precio del tipo de cambio lo determina la entidad monetaria».

Este martes 23 de mayo se conoció el dato de que a fin de abril la posición vendida del BCRA en futuros es de u$s 2.394 millones.

El especialista en finanzas, Salvador Vitelli indicó que «la posición corta del BCRA ha aumentado considerablemente versus marzo, subió un 970%». Y destacó que «esto es un 25% del límite que tiene establecido con el FMI» de u$s9.000 millones.

En sintonía, Melina Eidner, economista de PPI remarcó que la intervención del BCRA en abril «se aceleró notablemente desde los u$S 224 millones en marzo a u$s2.394 millones» y estimó que «habría crecido al menos hasta u$s 3.000 millones en lo que va de mayo». Reschini también calculó que a la fecha la posición vendida del BCRA podría rondar en u$s3.200 millones».

 

Dólar futuro: ¿por qué el BCRA aumentó su intervención?

Eidner sostuvo que «esta estrategia se utiliza como una señal de que no se va a soltar el tipo de cambio (a mayor posición vendida, mayor es el costo en términos monetarios, léase emisión) y, así, calmar las expectativas devaluatorias».

«La posición vendida sigue siendo baja respecto a momentos críticos de la administración de Alberto Fernández, como julio 2022 (-u$s7.071 millones) y octubre 2020 (-u$s 5.683 millones)», precisó.

Sin embargo, la economista recalcó que «esperamos que la intervención del BCRA continúe incrementándose en los próximos meses, dado que hay un espacio bastante holgado para intervenir, porque el acuerdo con el FMI establece un límite de u$s 9.000 millones a fines del segundo, tercero y cuarto trimestre».

En ese marco, Eidner recordó que «la posición vendida trepó a un récord de u$s17.487 millones en noviembre 2015 para evitar que se devalúe durante el fin del mandato de Cristina Fernaández de Kirchner»

El economista Federico Glustein también aseguró que «esa intervención se debe a calmar las expectativas devaluatorias». Y acotó que «se evidencia que hay una intención manifiesta de evitar una devaluación para, al menos, diciembre, es decir, que el próximo gobierno tendría que hacer el trabajo sucio».

Por su parte, Reschini evaluó que «los futuros están acaparando cada vez mayor atención y mi visión es que más allá de la ralentización en el dólar oficial que se vió en lo que va de mayo, BCRA está tratando de dibujar una curva más consistente con el nivel de tasas que con las expectativas de devaluación».

«Era uno de los frentes en los que le quedaba pendiente intervenir con fuerza y como tiene cierta holgura para hacerlo, ante la disparada en las tasas lo hizo», enfatizó.

 

Dólar futuro: ¿cuánto bajaron las tasas?

En un contexto de reservas netas críticas, y tras la corrida cambiaria en la última semana de abril, la TEA implícita en el mercado de futuros a principios de mayo llegó a estar por encima de 300% entre las PASO y las elecciones generales, lo cual evidenciaba el nerviosismo por una devaluación entre esas fechas.

Pero en los últimos días se acentuaron fuertes bajas. Al respecto, los analistas de Delphos Investment señalaron que «las tasas implícitas de los meses con mayor incertidumbre que oscilaban entre 300% y 325% TEA hoy se encuentran en un rango que va desde 210% y 225%».

A su vez, Eidner detalló que «las tasas implícitas en los futuros de ROFEX se hundieron entre 730 y 4.160 puntos básicos bs en lo que va de mayo desde el rango 100,8/206,2% de TNA (contratos de mayo a marzo 2024) a 85,1/179,9%».

En tanto, puntualizó que » la tasa de abril 2024 retrocedió de 212,2% el 2 de mayo a 180,8% este martes» y precisó que «las mayores caídas se dieron en las tasas de septiembre (-4.090 pbs desde 188,5% a 148%), octubre (-4.160 pbs desde 191,6% a 151,5%) y noviembre (-4.110 bps de 195,4% a 156,2%)».

«Si bien estas bajas son muy fuertes, hay que tener en cuenta que estos tres contratos representan menos del 5% del volumen operado y del interés abierto. Siempre los contratos más relevantes para ver son las primeras tres posiciones, que representan 84% del volumen operado y 90% del interés abierto», explicó.

En ese sentido, indicó que «la tasa de mayo recortó en 1.560 pbs (de 100,8% a 85,1%), la de junio en 730 pbs (de 126,8% a 119,5%) y la de julio en 860 pbs (de 136,8% a 128,2%).

 

Dólar futuro: ¿por qué cayeron las tasas?

Para Eidner, «el hecho que las bajas sean generalizadas (en la curva) nos está sugiriendo que no sólo se debe a la intervención del BCRA, que suele concentrarse en las posiciones más de corto plazo, que serían los contratos de mayo, junio y julio». Por lo que, alegó que «la contracción de las tasas implícitas en estas posiciones se explicaría por un incremento en la intervención del BCRA».

Por otra parte, sostuvo que «la caída de tasas implícitas en los tramos medios y largos de la curva de futuros se explicaría más por una cierta moderación en las expectativas devaluatorias» de los inversores.

«En este sentido, habíamos detectado que la tasa forward julio/agosto y noviembre/diciembre se habían desmarcado significativamente de sus pares en las últimas semanas, lo que sugería que el mercado estaba esperando dos eventos cambiarios: uno post las PASO y otro una vez que asuma la nueva administración en diciembre».

Ahora, la economista indicó que «la tasa forward julio/agosto pasó de un máximo de 18,7% mensual el 5 de mayo a 11,6% este martes, mientras que la de noviembre/diciembre cedió de un récord de 15,8% el 17 de mayo a 12,8% hoy»

«El hecho que la forward de julio/agosto es la que está reajustándose más nos hace pensar que el mercado está comenzando a descontar que no habrá un salto devaluatorio en esta gestión y que ocurrirá cuando asuma la próxima administración», argumentó.

«Creemos que se estarían recalibrando las expectativas devaluatorias a la perspectiva de un acuerdo con el FMI que adelante los desembolsos que restan de 2023 o un nuevo dólar agro en junio, que le permita al BCRA contener el drenaje de reservas», evaluó.

En sintonía, Nery Persichini, estratega de GMA Capital planteó que «en las últimas horas empezó a ganar terreno la hipótesis de un desembolso que sea aplicable para intervenir en el mercado, esa novedad funciona como un tranquilizante automático de expectativas de devaluación».

 

A su vez, Pablo Repetto, jefe de Research de Aurum Valores sostuvo que los precios en dólar futuro «estaban caros, se había creado una expectativa respecto a que el gobierno iba a tener que devaluar, algo que parece muy poco probable sin tener un plan económico serio detrás habiendo dejado pasar la ventana de oportunidad que tuvieron cuando asumió Massa».

En ese marco, Repetto atribuyó la baja de las tasas a que «seguramente el BCRA comenzó a intervenir más pero también a que había una expectativa algo desemedida de que iban a ajustar el tipo de cambio».

A su vez,  Vitelli, sostuvo que las tasas en la plaza de futuros se habían disparado hace unas semanas porque el mercado descontaba un mayor rtimo devaluatorio mensual al que venía implementando el BCRA. En contraposición, el experto señaló que, «el BCRA empezó a ralentizar el ritmo del tipo de cambio, y quedó una fuerte disociación entro lo que estaba pasando en el segmento spot (de contado) y lo que estaba descontado el mercado de futuro».

Así, Vitelli consideró que la baja de las tasas que se evidenció en los últimos días «se debe a una readecuación de las expectativas devaluatorias a umen menor ritmo del crawling peg».

Asimismo,remarcó que «donde más estuvo interviniendo el BCRA fue en las posiciones cortas, no estuvo desperdiciando tanto poder de fuego en las posturas largas, que era donde habia una fuerte disociación».

 

Fuente: iprofesional.com

Read Previous

¿Cuáles son las diez estrellas del mercado que suben entre 100% y 280%?

Read Next

Semáforo: dólar, tasas y luces roja, amarilla y verde para 6 variables clave de la semana