Logo BCC 2

La Reserva Federal analiza subir 0,75 puntos porcentuales la tasa de interés esta semana

El Banco Central de EEUU se reunirá el próximo miércoles para considerar la decisión, en medio de la inflación más alta en 40 años en los Estados Unidos y la caída de Wall Street y el resto de los mercados

La Fed elevó las tasas en medio punto porcentual en su reunión del mes pasado, el primer aumento de este tipo desde 2000, a un rango entre 0,75% y 1% REUTERSLa Fed elevó las tasas en medio punto porcentual en su reunión del mes pasado, el primer aumento de este tipo desde 2000, a un rango entre 0,75% y 1% REUTERS

En medio de la debacle de los mercados mundiales, que obedece en gran medida al temor de los inversores a que se profundice una situación de recesión global y se acelere la inflación, la Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos tiene prevista una reunión el próximo miércoles y es probable que una serie de preocupantes informes de inflación en los últimos días lleve a los funcionarios del banco central de ese país a realizar aumentar la tasa de interés en 0,75 puntos porcentuales, según The Wall Street Journal.

De acuerdo a la publicación, antes de que los funcionarios de la Fed comenzaran su período de silencio previo a la reunión el 4 de junio, habían señalado que estaban preparados para aumentar las tasas de interés en medio punto porcentual esta semana y nuevamente en su reunión de julio. Pero también habían dicho que su perspectiva dependía de que la economía evolucionara como esperaban. En ese contexto, el informe de inflación de la semana pasada del Departamento de Trabajo mostró un aumento mayor en los precios en mayo de lo que habían anticipado los funcionarios del banco central de los Estados Unidos.

Según WSJdos encuestas de consumidores también mostraron que las expectativas de inflación futura de los hogares aumentaron en los últimos días. Esos datos podrían alarmar a los funcionarios de la Fed porque creen que tales expectativas pueden cumplirse por sí mismas, destacó el artículo.

Cabe recordar que la Fed elevó las tasas en medio punto porcentual en su reunión del mes pasado, el primer aumento de este tipo desde 2000, a un rango entre 0,75% y 1%. La Fed elevó las tasas por última vez en 0,75 puntos porcentuales en una reunión en 1994, cuando el banco central de EEUU estaba aumentando rápidamente las tasas para evitar un posible aumento de la inflación.

El artículo también señala que el presidente de la Fed, Jerome Powell, evitó sorprender a los mercados el día de las reuniones de política y, en cambio, argumentó que la entidad puede lograr sus objetivos de endurecer la política dando forma a las expectativas del mercado.

Powell dijo en una entrevista el mes pasado que la Fed se guiaría por los datos económicos. “Lo que necesitamos ver es evidencia clara y convincente de que las presiones inflacionarias están disminuyendo y la inflación está bajando. Y si no vemos eso, entonces tendremos que considerar movernos más agresivamente”, dijo el titular de la Reserva Federal.

El WSJ destacó además que en una conferencia de prensa el mes pasado, Powell aseveró que el banco central “se esforzaría por evitar agregar incertidumbre”, pero también reconoció la posibilidad de “más sorpresas” en los datos de inflación. “Por lo tanto, tendremos que ser ágiles para responder a los datos que lleguen y a la evolución de las expectativas”, afirmó el titular de la Fed.

Asimismo, recordó que el Departamento de Trabajo informó el viernes que su índice de precios al consumidor aumentó un 8,6% en mayo con respecto al mismo mes del año anterior, lo que llevó la inflación a un máximo de 40 años. Eso fue un revés para los que buscaban señales de que la inflación había tocado techo en marzo. El aumento de los precios del combustible y las interrupciones en la cadena de suministro por la guerra de Rusia contra Ucrania hicieron subir los precios en los últimos meses.

De acuerdo al WSJ, un puñado de pronosticadores de Wall Street, incluidos los bancos de inversión Barclays y Jefferies, dijeron el viernes, después de que se publicaron los datos de inflación, que esperaban que la Fed aumentara las tasas en 0,75 puntos porcentuales esta semana.

Creemos que las consideraciones de gestión de riesgos exigen una acción agresiva para reforzar la credibilidad de la Fed en la lucha contra la inflación”, escribieron los economistas de Barclays en un informe posterior el lunes. Si bien tal movimiento “iría en contra de las comunicaciones que conducen al período de bloqueo”, el informe dice que “los riesgos de una inflación prolongada se han intensificado”, lo que justifica el mayor aumento de la tasa.

Después de la publicación de este artículo el lunes por la tarde, otros pronosticadores, incluidos JP Morgan Chase y Goldman Sachs, coincidieron en que esperaban un aumento de la tasa de 0,75 puntos porcentuales esta semana.

La publicación remarcó también que el viernes, una encuesta de la Universidad de Michigan sobre las expectativas de inflación a largo plazo de los consumidores subió a su nivel más alto desde 2008.

“El lunes, la Reserva Federal de Nueva York informó que su encuesta mostró que las expectativas de inflación a corto plazo de los consumidores habían aumentado y que la distribución de las expectativas a largo plazo de los hogares fueron más variadas que en el pasado, lo que sugiere que más hogares podrían estar esperando que se mantenga la inflación más alta, aunque la mediana no aumentó”, detalló.

Según el artículo, los funcionarios de la Fed dijeron que querrían responder de manera agresiva a las señales de que las expectativas de inflación están aumentando o se están “desanclando”, porque creen que el proceso de quitar la inflación de la economía será mucho más difícil si eso sucede.

“Es un doble golpe”, dijo Diane Swonk, economista jefe de Grant Thornton. “Tienen que ir ahora con 75. La Fed está detrás de la curva, y lo saben”, añadió.

En otro orden, el WSJ afirmó que los rendimientos de los bonos, que aumentaron el viernes en medio de una venta generalizada del mercado, continuaron subiendo a medida que esa caída se profundizó el lunes. Remarcó que los inversores en los mercados de futuros de tasas de interés colocaron una probabilidad de casi el 30% en el mayor aumento de 0,75 puntos porcentuales el lunes por la tarde, frente al alrededor del 4% antes de los informes de inflación del viernes pasado, según CME Group. Y añadió que después de la publicación del artículo, esas probabilidades implícitas en el mercado aumentaron por encima del 90 por ciento.

Según el prestigioso medio estadounidense, los funcionarios tendrán que sopesar varias consideraciones en su reunión de dos días que comienza el martes. En ese sentido, consideró que podrían seguir con su estrategia actual de subir las tasas en incrementos de medio punto porcentual indefinidamente hasta que vean señales de que la inflación está disminuyendo definitivamente.

Esta trayectoria de subidas de tipos elevaría el tipo de referencia a un día de la Fed a un rango entre el 2,25 % y el 2,5% en septiembre, y entre el 3,25 % y el 3,5 % en diciembre. Esto representaría el intervalo más agresivo de ajuste de políticas desde la década de 1980. Alternativamente, Powell y sus colegas podrían señalar una probabilidad creciente de pasar a mayores aumentos de tasas en la reunión de la Fed a fines de julio”, analizó.

Aunque indicó que si los funcionarios anticipan una probabilidad significativa de tal aumento en la reunión del 26 y 27 de julio, podrían decidir actuar de manera más agresiva esta semana.

Asimismo, el artículo hizo hincapié en que los costos de endeudamiento establecidos por los mercados ya subieron más rápido que la tasa de referencia de la Fed en previsión de sus movimientos de política. En tanto, mencionó que los prestamistas hipotecarios dijeron el lunes que estaban comenzando a cotizar un préstamo fijo a 30 años con tasas superiores al 6%, niveles que no se habían alcanzado desde 2008.

Otros analistas afirmaron el lunes por la tarde que un aumento mayor de la tasa de 0,75 puntos causaría más problemas para el banco central de EEUU de los que resolvería al confundir a los inversores sobre cómo reacciona la Fed a los nuevos datos.

“Simplemente abre desafíos de comunicación adicionales a partir de entonces”, dijo Neil Dutta, economista de la firma de investigación Renaissance Macro. “Sugiere que la Fed está perdiendo confianza en su pronóstico. Todos sabemos que estaban tratando de ponerse al día, pero ahora parece que están entrando en pánico”, destacó.

Fuente: infobae

Read Previous

Apple se suma a “buy now, pay later” por la presión de los inversores

Read Next

El Banco Central subirá fuerte la tasa de interés este jueves como respuesta al desplome de bonos y salto del dólar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *