Logo BCC 2

Los 3 escenarios que se abren para el dólar en 2023 y la gran preocupación de Massa

¿En qué se parecen los políticos y economistas del oficialismo y de la oposición? En que todos ellos miran al cielo para saber si va a llover». Un funcionario clave del gabinete económico plantea la cuestión decisiva para el dólar, entre la angustia y el deseo. El Gobierno, y lógicamente también los productores agrícolas, necesitan que el agua alivie la sequía que azota al país, incluyendo a la zona núcleo productiva.

Unos y otros, economistas que trabajan al lado de Sergio Massa y algunos asesores de los precandidatos de la oposición, consideran que las próximas semanas serán clave.

El comienzo del nuevo año determinará el impacto final que tendrá la sequía en la próxima cosecha gruesa. Dicho de otra forma, las semanas que se avecinan serán decisivas para calcular la futura oferta de divisas por las exportaciones de soja en el mercado cambiario.

Ese volumen será clave para la cotización del dólar y para el ciclo económico del próximo año. Ni más ni menos.

La caída en la oferta de dólares de parte de las cerealeras determinará, por caso, el grado de bloqueo a las importaciones de los próximos meses.

Si no hay divisas -ya se vio en este último semestre-, la única manera que tiene Massa para evitar una devaluación será con el cierre de las compras en el exterior. Y eso, se sabe, tiene un impacto directo, negativo, en la marcha de la actividad económica.

Los tres escenarios

 

En diálogo con iProfesional, el economista Pablo Goldín, economista jefe de MacroView, hizo un relevamiento de lo sucedido en las tres grandes sequías de la última década.

  • La peor sucedió en 2009 -a la que se le adosó la crisis internacional tras la quiebra de Lehman Brothers-, que implicó una pérdida del 35% de la cosecha en relación a la producción de 2008. Ese año, con una caída en la oferta de u$s7.100 millones (26 millones de toneladas menos), la economía derrapó un 5,9%. Las importaciones habían caído la friolera de un 35% en comparación con el año anterior.
  • En el segundo puesto de ese ranking quedó la sequía del año 2018, durante la presidencia de Mauricio Macri. Ese año, se perdió el 20% de la cosecha (22 millones de toneladas), con un desplome de u$s4.300 millones en la oferta de divisas respecto del año 2017. En aquel 2018 -que coincidió con la devaluación de abril y el estallido de la crisis-, el PIB cayó 2,6%.
  • Finalmente, la tercera sequía -si se quiere, la menos dañina- tuvo lugar en el año 2012. Hace una década, la seca derivó en un quebranto del 16% de la cosecha (16 millones de toneladas), con lo que la oferta de divisas cayó en u$s1.700 millones. Aquel año, el primero de la existencia del «cepo cambiario», el PIB bajó el 1,0%.

Qué puede pasar en 2023

Goldín plantea dos escenarios para el comienzo del nuevo año. «Una cosa es con lluvias y otra, radicalmente diferente, si no llueve», dice a iProfesional.

Al grano: en caso de que el alivio del agua llegue a los campos de la zona núcleo, la pérdida de la cosecha alcanzaría al 15% respecto de la producción de 2022.

 

En ese escenario -el más benévolo que podría esperarse-, la caída en el ingreso de «agrodólares» sería de u$s6.200 millones (17 millones de toneladas).

Para compensar la menor oferta de divisas, la caída en las importaciones debería ser del 10%, también en relación a este año, donde ya hubo un recorte en las compras al extranjero, ante la menor abundancia de dólares en las reservas del Banco Central.

En un escenario más dramático -si no llueve lo necesario para aliviar-, la oferta de dólares se hundiría en u$s10.200 millones. Un escenario muy complicado para la economía.

Implicaría una pérdida del 23% de la cosecha, en relación a la de este año. Un quebranto de 27 millones de toneladas. Un escenario así se ubicaría en la peor sequía desde 2009.

Massa, el equilibrista con el dólar

 

Según Goldín, en las próximas semanas se va a tener certeza sobre el escenario que le espera a la Argentina en cuanto a la oferta de divisas del campo.

Un golpe muy fuerte en la producción -el escenario donde hay 10.000 millones de dólares menos para las reservas- implicaría seguramente el inicio de una recesión, cuya profundidad habrá que monitorear más adelante. Es lo que sucedió cada vez que la sequía hizo estragos en los campos.

 

Sergio Massa rechazó de plano la posibilidad de una devaluación. Tomó esa decisión como una verdadera «política de Estado». ¿Podrá cumplir con su promesa ante un escenario muy complicado, para el caso de que no llueva en la zona productiva?

Es muy probable que el ministro se vea obligado a un recorte mayor de las importaciones para compensar el hundimiento de la oferta de dólares. El impacto de ese esquema ya es bien conocido: contrae la actividad económica y es inflacionario.

Sin ir más lejos, esto último es lo que acaba de reconocer el INDEC al informar la inflación mayorista de noviembre.

Los precios mayoristas registraron, en promedio, una suba del 6,3%, lo que marcó una aceleración respecto de los meses previos.

Pero lo más preocupante es que los que más subieron fueron los productos importados. Lo hicieron en un 8,2%. Por encima de la suba de los artículos fabricados en la Argentina, que lo hicieron en un 6,1%.

Está claro lo que sucede: las trabas a las importaciones no hacen más que recalentar los precios de los productos que llegan desde afuera de la Argentina.

La encrucijada frente a los efectos perniciosos de la sequía quedará, entonces, a la vista.

 

Fuente: iprofesional.com

Read Previous

La Bolsa argentina es la que más subió en todo planeta con ganancias de casi 30% en dólares este año

Read Next

El Merval supera los 191.000 puntos pese al feriado en Wall Street